• Gabriela Lima

Dejarán el "agiotismo"; subastarán dos inmuebles en Tlalnepantla para cubrir deuda con Ban


El cabildo de Tlalnepantla aprobó desafectar el Centro de Convenciones y el ex tiradero municipal para ser desincorporados y puestos a subasta pública con el fin de obtener recursos económicos que permitan negociar con Banobras una deuda histórica de 460 millones de pesos, de la cual se han pagado 189 millones por intereses y sólo 29 millones de pesos han ido a cobertura del capital refinanciado.

La desincorporación de dos de 480 inmuebles propiedad del municipio, que tendrá que ser avalada por la Cámara de Diputados del Estado de México,"tiene como propósito acabar con una deuda que ha implicado pagar elevados intereses y ya no estamos dispuestos, ya estuvo...para que ya no estemos en la usura, en el agiotismo", dijo el alcalde Raciel Pérez en conferencia de prensa.

El Centro de Convenciones, con 7 mil metros cuadrados de superficie, fue calificado por el edil como "elefante blanco", ya que cuenta con un dictamen de Protección Civil que refiere falla estructural que pone en riesgo la seguridad de quien ahí ingrese. El mantenimiento anual de este centro es de 150 mil pesos.

Este predio que se encuentra en la calle de Fulton, colinda en avenida Mario Colín con el desarrollo comercial y habitacional que realiza el Grupo Carso en el municipio y tiene un valor catastral mínimo de 133 millones de pesos. El gobierno lo subastará al que ofrezca el mejor precio. Su uso de suelo es comercial, habitacional y de servicios.

El ex tiradero municipal a cielo abierto tiene una superficie de 154 mil 369 metros cuadrados con un costo catastral base de 59 millones de pesos. Su uso de suelo es de equipamiento, administración y servicios.

Del dinero obtenido por ambos inmuebles, se busca cubrir el débito con Banobras que de persistir en las condiciones de refinanciamiento efectuado en 2014, se terminaría pagando 1, 231 millones de pesos, de los cuales 813 millones 900 mil pesos corresponderían a pago de intereses.

Ricardo Santos Arreola, Tesorero municipal informó que el gobierno local tiene tres deudas importantes. La primera, la referida con Banobras; la segunda, con la Comisión del Agua del Estado de México (CAEM), por el embovedamiento del río San Javier, motivo por el cual mensualmente se le retira a Tlalnepantla 5 millones de pesos provenientes del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de Municipios (Fortamun) y cuyo compromiso financiero concluye en 2021.La tercera, la deuda pública del organismo operador de agua del municipio OPDM con Cobagua, la cual asciende a alrededor de 500 millones de pesos.

Raciel Pérez indicó que busca dejar deuda cero al 31 de diciembre de 2021 y se pronunció porque la sociedad ya no permita que las próximas administraciones contraigan débitos públicos.

#Finanzas #ColonosTlalnepantla #GobiernoTlalnepantla