• Juan Cuéllar

México bipolar, cae 3-0 ante Suecia


* Encuentro a dos pistas

* Corea da pase a México

* Festejo en la embajada coreana

* Ahí viene Brasil

La bipolaridad de la selección mexicana de fútbol apareció en tierras rusas y cayó derrotada 3-0 ante Suecia en el Mundial Rusia 2018. A pesar del resultado, la escuadra tricolor avanzó a octavos de final con la ayuda de Corea que venció a Alemania 2-0. El siguiente paso para los mexicanos será enfrentar al pentacampeón mundial, Brasil.

Se trató de un encuentro que se jugó en dos pistas al mismo tiempo. Por un lado, en Ekaterinburgo, México tenía que mantener el empate para no depender de nadie, sin embargo, los suecos no dejaron hacer casi nada a los mexicanos. En la otra pista, en Kazán, los coreanos resistieron los embates alemanes que sólo necesitaban ganar para colarse a los octavos de final.

Al terminar el medio tiempo, todo marchaba dentro de los planes, sin goles en los dos encuentros. Las caras de los aficionados mexicanos hasta ese momento todavía lucían sonrientes toda vez que había la confianza de repetir las dos buenas actuaciones del Tri contra Alemania y Corea respectivamente.

Sin embargo, al comenzar el segundo tiempo, al minuto 49 Augustinsson aprovechó una pelota dentro del área y con el pie izquierdo superó al arquero Guillermo Ochoa que hasta ese momento había sido la figura para la escuadra mexicana.

Era hora de poner en práctica las teorías psicológicas del estratega colombiano Juan Carlos Osorio que habla mucho de la resiliencia que debe tener el grupo de jugadores a su cargo, pero la capacidad para superar circunstancias traumáticas y potenciar la felicidad, nunca llegó y los mexicanos entraron a la zona que les es más conocida: la incertidumbre y el descontrol.

De inmediato la porra mexicana sacó teléfonos celulares para monitorear la otra pista, Corea mantenía heroicamente en cero a los alemanes que lucían cansados, pero dado que su historia los marca como ganadores en los últimos minutos, no había nada asegurado.

Lejos de superar el golpe del primer gol, la escuadra mexicano comenzó a regar temor por toda la cancha y al minuto 62, se marcó penal a favor de los suecos. Granqvist se encargó de incrementar el marcador 2-0. A ésta altura, ya lo que menos importaba era el resultado del encuentro, importaba lo que hiciera Corea que hasta aquí resistía a pie firme.

La debacle para los mexicanos llegó al 74, cuando el defensa mexicano Edson Álvarez anotó en propia puerta e incrementó el marcador 3-0. Fue impresionante ver a la gran mayoría de la grada seguir el resultado de los coreanos, toda vez que hay wi-fi libre en los estadios… comentario aparte, ahí te dejamos nuestros datos Putin.

Fueron casi 20 minutos de angustia total, porque coreanos y alemanes seguían trenzados en un empate sin tregua. Todo México pendía de un gol alemán para dejar fuera a los mexicanos. El comentario generalizado, fue la incredulidad de ver que México podía quedar fuera con 6 puntos conseguidos, cosa que pocas veces sucede.

Al minuto 92, ya en tiempo de compensación, los coreanos hicieron lo impensable, anotaron el 1-0 por conducto de Kim Young-Gwon. En el estadio se festejó con ganas el gol y las almas volvieron a los cuerpos tanto en Rusia como en México.

Todavía al 96, la República de Corea, regaló otra alegría a los mexicanos que abandonaban el estadio esperando el resultado final. Son Heung-Min finiquitó el encuentro 2-0 y para Alemania fue un duro golpe ya que no están acostumbrados a marcharse de un Mundial tan temprano.

Festejos y celebraciones a pesar de la derrota

El júbilo a pesar de la derrota, no se hizo esperar y tanto en Rusia como en México la afición mexicana salió a las calles para festejar el pase a los octavos de final al alcanzar el segundo lugar del grupo F. Cosa rara, en México, el Ángel de la Independencia perdió reflectores y la afición mexicana se encaminó a la embajada de Corea para festejar y agradecer el pase a octavos de final.

Contra el penta

Una dura prueba le espera a México si es que quiere alcanzar el famoso quinto partido, ya que enfrentará al pentacampeón del mundo, Brasil que se quedó con el primer lugar del grupo E tras derrotar 2-0 a Serbia. El encuentro se jugará el próximo lunes 2 de julio a la 9 de la mañana. La buena: México se crece contra los grandes; la mala, eso de la resiliencia, parece que no se les da.